Make your own free website on Tripod.com
Cerrar ventana

III Campeonato Centroamericano de Ajedrez de Categorías Menores

LO BUENO, LO MALO Y LO FEO
(se aceptan aportes breves y razonables)


LO BUENO

La continuidad, consolidación y ampliación del evento, una magnífica idea iniciada hace dos años en Costa Rica, como sana competencia que motiva en lo deportivo a las nuevas generaciones de ajedrecistas y, además, propicia la convivencia infantojuvenil más allá de las fronteras.
El compromiso de Guatemala para realizar la IV Edición en 2006, con la expectativa de elevar el torneo a la categoría de "Centroamericano y del Caribe", esperamos que esto siga y crezca.
La gentileza de D. Pedro Roque, al prestar las instalaciones del Edificio "Valencia", un bonito y moderno centro de eventos y convenciones ubicado en la Colonia "Santa Elena", con las condiciones óptimas para jugar al ajedrez con todas las comodidades y, de paso, tener una espléndida vista panorámica.

LO MALO

La no participación de Panamá, que estuvo con una numerosa delegación en 2003 en Costa Rica y otra más reducida el año pasado aquí en El Salvador. Entendemos que la distancia los obliga a viajar por avión, lo cual limita el número de competidores; pero, sin ellos, quedó la sensación de un torneo al cual le faltó ese "algo" para que fuera completo.
Las condiciones poco propicias en que se encuentra la Villa Centroamericana, donde se alojaron las delegaciones invitadas, pues el edificio está en plena remodelación con miras a los próximos juegos CODICADER. El Presidente de la FSA pidió las disculpas del caso, ya que las fechas iniciales del torneo eran otras y, de acuerdo a lo explicado por él, sería el hotel del INDES, en Ciudad Merliot, el lugar elegido para el alojamiento; pero como, a pedido de varios países participantes, las fechas cambiaron, para entonces ya no estaba disponible aquel sitio y hubo que adaptarse a lo que hubiera disponible.

LO FEO

La falta de claridad y coordinación entre los árbitros y organizadores del torneo, quienes estaban confundidos con respecto a los criterios de desempate, lo cual provocó que incluso en la última ronda hubiera reuniones de última hora con los delegados para aclarar conceptos. Si bien al final todo se solucionó dentro del mejor espíritu deportivo, la incertidumbre y el disgusto afectó a más de un competidor que, creyendo haber ganado ya un lugar, se encontró a los pocos minutos con que no era así. ¡Tan fácil que hubiera sido elaborar un acta del congresillo y poner en un lugar visible una copia de la misma, así como de las bases de competencia!
La discusión generada tras el resultado de la última ronda en la primera mesa del Sub-10 masculino (ver detalle en la página de Gabriel Pensamiento).
El exiguo refrigerio para los participantes al final de la ceremonia de premiación, anunciado con bombo, platillo y meseros. Cierto es que no se esperaba una cena-bufet con música en vivo y velas sobre la mesa... ¡pero tampoco churritos de bolsa! ¡Qué falta de caché, por favor! Para colmo, la gaseosa estaba tibia y no había ni medio cubito de hielo a la vista.


Cerrar ventana